El triunfo presidencial de Trump no debería ser malo para la economía

A pesar de algunas de las preocupaciones expresadas en los medios de comunicación durante el período previo a las a las elecciones, la victoria presidencial contundente de Donald Trump no puede ser tan mala para la economía.

El impacto real de los resultados electorales en la economía será en función de la magnitud de los cambios de política fiscal y monetaria que se logren implementar. Con el control republicano de las tres ramas del gobierno federal, algunos cambios podrían ocurrir rápidamente. Los recortes de impuestos darían un impulso bastante inmediato al crecimiento económico. Un aumento del gasto en infraestructuras (aeropuertos, puentes, autopistas, etc) también serían beneficiosos, pero requerirán más tiempo, debido a que los proyectos deben planificarse para que seguidamente puedan  movilizarse los recursos.

Si se logran implementar tal y como sugiere en su plan, las propuestas fiscales y de infraestructura del Presidente electo Donald Trump podrían impulsar el crecimiento, siendo todas las demás iguales. Esto podría dar lugar a un repunte significativo de la economía a finales del 2017. Sin embargo, estas políticas vendrían al precio de una expansión significativa del déficit y una reanudación de la trayectoria ascendente de la relación entre la deuda federal y el Producto Interno Bruto (GNP= Gross National Product), que había comenzado a disminuir.

En la medida en que ello conlleve una creciente preocupación por la sostenibilidad de la deuda de los Estados Unidos, el aumento del crecimiento crea presiones inflacionarias, por lo tanto estas políticas podrían conducir a tasas de interés más altas, compensando algunos de los efectos beneficiosos de menores impuestos y mayores gastos. Al final del día, el impacto neto en la tasa de crecimiento anual del GNP incrementaría.

Puede que usted diga;  ¿y cómo me beneficia esto a mí?., técnicamente pudiésemos estar frente a un período de “vacas gordas”, por lo tanto usted debe efectuar los ajustes financieros necesarios que le permitan tomar ventaja de la situación, dependiendo cual sea la etapa de vida que esté viviendo. Por lo tanto el establecimiento de metas y objetivos definidos son fundamentales:

  1. Efectúe un inventario de su situación actual, determine cuál es su etapa o fase económica (acumulación o retiro)
  2. Establezca un plan, ejecútelo y supervise su plan. De esta manera independientemente de lo que pueda suceder con la economía, usted no se dejara llevar fácilmente por emociones o rumores mal fundamentados, si no contrariamente usted efectuará únicamente aquellos cambios o ajustes que le permitan proseguir en dirección  de sus metas y objetivos.

Recuerde mantenerse firme ante los principios irrefutables de la planificación financiera;

  1. Establezca un presupuesto
  2. Elimine ó controle sus deudas
  3. Establezca un fondo para emergencias
  4. Mantenga protección adecuada (seguros de vida, casa, auto, negocio,etc)
  5. Ponga su dinero a trabajar para usted ( invierta)
  6. Preserve su patrimonio (fideicomisos, testamentos, poderes, etc) 

No piense tanto en buscar asesoría financiera profesional, a veces pensamos que es muy caro, pero es mucho más caro ser asesorados por incompetentes.

¿Tiene alguna otra pregunta sobre este tema? Contáctenos y con gusto le ayudaremos. A su vez lo invitamos a que nos acompañe a nuestro siguiente seminario de educación financiera, son gratuitos. Para conocer la siguiente fecha llámenos al 909- 450-0757 o visite www.educateyprospera.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top