VENEZUELA EJEMPLO A NO SEGUIR. PRIMERA PARTE

Petroleo

En los últimos meses este país suramericano ha ocupado varios titulares en los medios a nivel mundial y no precisamente por sus buenas noticias o por su rendimiento positivo a nivel económico y social. Para nosotros en E&P tiene especial interés por el hecho de que algunos de los que formamos parte de este equipo, provenimos de esa hermosa y maltratada nación. También queremos extraer lecciones que nos sirvan a todos para evitar cometer algunos errores.

Sin ánimos de entrar en un análisis profundo, intentaremos colocarnos en contexto de una manera muy sencilla. Venezuela empieza a explotar el petróleo, su principal por no decir único, producto de exportación, a partir del año 1875 cuando se descubrieron las primeras reservas del llamado oro negro. Antes de ese año, la economía se sustentaba en la producción agrícola y pecuaria. Este punto de inflexión, transformó progresivamente toda la vida económica, política, cultural y social de la nación suramericana. Otro año clave a tomar en cuenta fue 1976, cuando se nacionalizaron todos los activos de las empresas petroleras extranjeras que habían venido explotándolo. Esto significó que toda esa gran industria pasó, prácticamente de la noche a la mañana, a manos del estado. Y en este caso, eso significó que el país entero puso su confianza en los altos precios que en ese momento tenía el combustible que mueve al mundo civilizado.

Para nadie es un secreto que los precios de las materias primas como el petróleo tienden a fluctuar y son especialmente sensibles tanto a los escenarios económicos y geopolíticos mundiales como al surgimiento de nuevos productores y tecnologías. Parece una fábula de libro de autoayuda, pero esta sencilla realidad mantiene al borde del abismo o llena de “felicidad” a una población de 30 millones de habitantes y sus dirigentes dependiendo, cual adictos a sustancias prohibidas, si el precio baja o sube.

Dejemos a los venezolanos tranquilos que solucionen humanamente sus problemas humanamente creados y pensemos que lecciones posemos extraer de esta difícil situación, que ha llevado a una buena parte de su población a comer de los basureros.

Lección I: Diversificarse

Simple: lo primero que podemos aprender es a no depender de una sola fuente de ingresos. No nos referimos a que necesariamente debe cambiar su trabajo la industria en la que usted se desempeña o buscar un segundo empleo. Más bien ser proactivo en buscar siempre un nuevo nivel en su vida profesional o en su oficio. Ese curso que te ofrecieron en tu empresa, esa licencia que está pendiente y que para tomarla necesitas estudiar y que podría significar un ascenso o cotizarte mejor en tu campo. La vida tiene muchos cambios y las tendencias son que, cada año que pasa son más rápidos y se están llevando a muchos de nosotros por delante.

Muchos tenemos engavetados proyectos de emprendimiento personales y familiares con los cuales hemos soñado durante años. Bueno es momento de desempolvarlos y llevarlos adelante, esa puede ser una tabla de salvación en los constantes cambios que la vida nos presenta.

Cualquiera sea la iniciativa que tomes, lo principal es no ser presa de nuestra tendencia muy humana, a dormirnos en la zona de comodidad. Vayamos un paso o dos adelante, aunque todo esté aparentemente muy bien y las cuentas bancarias luzcan abultadas.

Continuaremos analizando el increíble caso de este país que, con las mayores reservas comprobadas de petróleo del planeta, vive el peor drama humanitario desde su guerra de independencia en las primeras décadas del siglo XVIII.

Si tiene alguna consulta o comentario sobre este y otros temas de finanzas personales escribanos a:

info@educateyprospera.com o www.educateyprospera.com/contacto

A su vez lo invitamos a que se registre en uno de nuestros seminarios financieros gratuitos que se estarán llevando a cabo en Ontario y en otras ciudades del sur de California y Las Vegas, para mayores detalles contáctenos al:

(323)798-1074.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top